El sueño del enamoramiento

El enamoramiento es un bonito sueño. Algo conecta con un anhelo inconsciente para que se despierte, y se adhiera a esa persona, mujer u hombre. Se proyectan, entonces, en el otro, todos esos sentimientos profundos en intensos y se crea un mundo fusional, idealizado, donde se borran las fronteras entre el yo/no yo. Surge la confianza, el éxtasis, la exaltación emocional, la trasformación interior. Se puede comparar, salvando todas las distancias, con el enamoramiento que se produce entre la madre y el niño recién nacido. La estructura primordial de niño basada en la confianza y en la esperanza y el alma de esa madre se unen creando una maravillosa sinfonía. Más tarde el niño y la madre tendrán que separarse, no dejar de quererse, para permitir que ese niño se abra al mundo en un proceso creciente. Si sigue la fusión la consecuencia será la muerte psíquica del niño. Habrá de renunciar a esa maravillosa unión, a ese paraíso, y subordinar su deseo a una realidad que tiene entidad propia y tolerar la angustia de separación.

La prueba de realidad, es decir, las múltiples situaciones de la vida a través de las cuales se podrá a prueba el amor de la pareja les harán ver si su compatibilidad es posible y de esa manera iniciar una convivencia estable y elaborar un proyecto de futuro basado en la diferencia, la unión, el dialogo, la confianza y la sinceridad.

Aún así el proyecto puede fracasar e iniciarse una dolorosa ruptura con un largo duelo que habrá de arrancar del otro todas las expectativas libidinales puestas en él/ella.

Añade tu comentario

Su dirección de correo no será publicada.