¡ Deteneos, deteneos !


¿Dónde vas tan de prisa? Detente un momento.¿Para cuando la felicidad y la vida?

Sal del torbellino de la corriente, ¡detente! Un momento de calma. Se que no es fácil, inténtalo, ¡detente!

Hemos creado un mundo que nos arrebata, que nos roba la esencia de lo que somos.

Quizá esta crisis nos sirva, de alguna manera, para descubrirlo. A veces es necesaria la tristeza, la tristeza profunda para tocar fondo y cambiar de valores.

Quizá desvelemos que este sistema capitalista es perverso en casi todos sus sentidos y aunque no podamos eludirlo podamos denunciarlo en nuestro interior y levantar nuestra voz.

Quizá pienses ¡qué utópico! pero ¿acaso alguna vez se hizo algo bueno sin llevar una utopía en el corazón? Sólo los muy realistas pueden llevar a cabo, poco a poco, una utopía.

Visitas: 1

1 comment

Añade tu comentario

Su dirección de correo no será publicada.