Sexualidad Salvaje y Sociedad

534
Publicado en 12/02/2013 por

Entradilla3 

El deseo sexual desprovisto y desprotegido de los componente cognitivos, afectivos, vinculares, civilizados y culturales es un deseo salvaje y sádico. Su finalidad y objetivo es tomar, simple y llanamente, el objeto de su deseo. Tenemos que conocerlo, integrarlo y sublimarlo para que no sea destructivo.

icono video3  Ver el Video

Category

3 commentarios

  • J. G. Guerrero 2 años ago

    Hola Damián: Disculpa el retraso. Gracias, en primer lugar, por participar en el blog y por tus elogios.
    En cuanto a la Ëtica y al Psicoanálisis y al deseo y su realización te diré mi opinión: El deseo en el ser humano no se rige por un impulso primario, pues este impulso todavía no tiene en cuenta la realidad de la complejidad humana, es decir, de lo verdaderamente humano como distinto a las otras especies. No se trata de reprimir la sexualidad, si no de descubrir que el objeto no es un objeto para mi, si no un objeto en sí, y por tanto mi deseo se enfrenta con otro sujeto con el que tengo que establecer una verdadera relación. Esto implica que la mentira como modo de satisfacción es éticamente negativa y reprobable.. El deseo en el ser humano hemos de entenderlo siempre como descubridor de si mismo y de aquello que desea, es decir de su realidad. En este sentido la naturaleza y los demás implican que mi deseo tiene que realizarse dentro de un sentido a respetar, deseo que implica la responsabilidad.
    Bueno, Damián, un saludo y seguimos en contacto.

    Reply
  • julianleben 2 años ago

    juan, me tomo el atrevimiento de expresar lo que me inspira tus vídeos… este lo escuche y sentí; un titulo… Crónicas de una dependencia paranormal…

    Hacer, decir y sentir son conceptos con un alto tono de contraste… decimos que las relaciones deben seguir ciertos conductos para que se mantenga como un buen hogar, que cuando están los niños los ajustes son rígidos y obligatorios, convenios que ya están dictaminados… ajustes… solo ajustes… y todo tendrá un final feliz…
    Pero…
    Hay algo que no entiendo… o tal vez se me paso, ¿Cuándo dejamos de ser seres biológicos?… –crecí con estas creencias y forme mi “hogar” pensaba que tantos años de historia del hombre y sus relaciones arrojaron estrategias y reglamentaciones adecuadas y garantes de “felicidad”…
    Creo que la institución sociedad piensa que su componente humano es un ser espiritual, divino y sobretodo pensante… que es capaz de sobreponerse a sus instintos… y no cualquier clase de instintos, ahora las cosas se ponen picantes, esos instintos sentenciados a cadena perpetua han descubierto su inocencia… claman justicia, piden el derecho a una reposición… piden sin razón ni control, se han convertido en bombas de tiempo que estallan en toda clase de conductas…
    Y ahora… la sociedad pretende firmar un acuerdo… , …. ¡Ya es tarde!, ellos descubrieron que su juez no era más que un corrupto…
    Los representantes de la moralidad, corregidores y celestiales ya no tienen crédito… ahora todo ha quedado en manos de un montón de inconscientes que pretenden que hacer todo lo contrario es la solución… y la verdad no los juzgo, qué más podemos hacer… o ¿es que ahora alguien cree que puede cargar con la responsabilidad de un concejo?
    Lo malo de esto, lo siniestro es que en medio de la tormenta, de la catástrofe natural que debe darse aun somos dependientes, aun queremos poseer personas, momentos, y sobre todo sensaciones…. Y es ahí en donde lo paranormal renace como el divino ser a reverenciar… amamos irresponsablemente lo reverente, lo diferente… las locuras, los contrastes, no evaluamos bien o mal, solo lo amamos con una necesidad extraña… es el efecto secundario de un experimento de química… es lo que muchos autores de psicología, sociología y política llamaban asentamiento natural.
    El ser creyendo en justicia, paraíso, castigo, pecados, gratitud, fidelidad, recompensa… hace las cosas en pro a ello, pero su inconsciente ahora perverso como nunca se porta como un divino idiota imprudente y deseable…
    … cuantas historias se tejen en una realidad aún más picante, en una realidad que a diferencia de un libro no pretende enseñar nada, ni dar un final feliz, ni construir personajes claramente identificables y mucho menos ser vendido. Nada de santos lujuriosos, nada de amas de casa infieles, nada de hombres buenos… nada de esto se ve en realidad… el santo siempre ha sido lujuriosos y eso no lo hace especial, la infidelidad es el resultado de la incomprensión de aceptarnos como seres biológicos… y así es como dejan de aterrarnos los libros y preferimos pervertirnos con los chismes de nuestra propia gente…
    Siento mucha pena aun de escribir todo lo que se… siento que tal intensidad ni siquiera entra en la lógica del erotismo… que tal libertad enmudece aun al más revolucionario… y como la droga cada vez que dejamos de ser un personaje y nos descubrimos sentimos el deseo de más… y más…

    Es por esto que las crónicas aun no encajan en un lenguaje limitado y controlado… aunque sean relatos que cada persona lee día a día ya sea en su mente, o en su vida. Una forma de comunicación con ese ser provocador que nos lleva a la intensidad de un paraíso real, un lugar en el que no podríamos estar más de un segundo sin sentir culpa por tanto placer…

    Reply
  • Damián 5 años ago

    Dr. Juan G. Guerrero, tengo poco tiempo siguiendo su brog y lo felicito es una muy buena página!! El video de sexualidad salvaje y sexualidad me pareció muy bueno da muy buenas metáforas para que se entienda mejor lo que es la sexualidad salvaje y sociedad. Sexualidad un tema Quique acá de donde le escribo Guadalajara, México todavía sigue siendo un taboo.
    Quisiera que hablará sobre la ética del psicoanálisis, en el seminario de Lacan sobre la ética donde menciona Lacan, que el sujeto debe seguír su deseo que no seguírlo sería inmoral. A que se refiere con esto?

    Reply

Añade tu comentario

Su dirección de correo no será publicada.