Éxito, fracaso, complejo de Edipo, neurosis

1,238
Publicado en 03/05/2013 por

complejo_edipo


Una parte importante del éxito o fracaso que podamos tener en nuestra vida depende de cómo hemos transitado por esa etapa de nuestra evolución que Freud llamó complejo de Edipo en alusión al mito griego de Edipo, hijo de Laio rey de Tebas y Yacasta hija de Creón.

El rey consulta al oráculo de Delfos si su casamiento será feliz y éste le contesta que su hijo le daría muerte. Más tarde su hijo consulta también al oráculo sobre su destino y éste le responde que será el asesino de su padre y se casará con su madre. Terribles noticias ambas.

Cuando el niño y la niña van creciendo descubren la relación de pareja que existe entre sus padres. El objeto de amor del niño, la madre, que existe en sus deseos y fantasías es, también, el objeto de deseo del padre. Del mismo modo, el objeto de amor de la niña, el padre, es objeto de deseo de la madre.

   icono video3  Mira el video

  Poco a poco el niño y la niña tienen que aceptar esta realidad y dolorosamente renunciar al objeto de amor de su deseo.

Esto, evidentemente, que yo narro aquí muy sintéticamente, es una situación muy compleja que implica múltiples avatares: deseos, representaciones, afectos, rivalidades, dificultades, renuncias, identificaciones etc. Si todo sale bien, es decir, si la pareja facilita este proceso con una buena relación entre ellos y con sus hijos, donde queda claro que el deseo sexual del hombre y la mujer es claramente recíproco, y que hay un verdadero amor a sus hijos que delimita una relación y la otra sin fusión ni confusión; entonces se sale de este complejo fortalecido.

EL deseo sexual es sublimado por los hijos, es albergado en el inconsciente y a través de renunciar al deseo hacia el progenitor del sexo contrario e identificarse con el progenitor del mismo sexo se sale de este estadio.

Sobre esta renuncia fundamental se edifica la civilización y la cultura, pues para poder conseguir todos los logros de éstas es necesario que el deseo como proceso primario, que sólo busca la descarga del placer quede subordinado a la realidad, proceso secundario.

El éxito o fracaso en nuestras vidas está muy ligado a toda esta situación, pues si nuestro funcionamiento mental es primario, es decir ligado a la descarga pura y simple de nuestro deseos, no podremos, a la hora de tomar decisiones, tener en cuenta la realidad tanto personal como exterior y de esta forma nuestro fracaso estará asegurado en la mayoría de las acciones de nuestra vida.

Las neurosis: histeria de conversión, histeria de angustia fobia, y neurosis obsesiva son tres salidas del complejo de Edipo que suponen un fracaso que se convierte en personalidad, forma de ser y estar en el mundo y que influirá durante toda la vida si no se busca, a través de una psicoterapia, una solución a esto.

Category

1 comment

  • Aurora 6 años ago

    Mazarron muy bonito.

    Reply

Añade tu comentario

Su dirección de correo no será publicada.