El concepto del Ser

Es un concepto mítico, simbólico, meta-físico, espiritual, continente de un contenido inefable. Trascendente e inmanente.

Es permanencia y cambio, esencia y devenir, cuerpo, alma y espíritu. Se hace presente en un YO PRIMORDIAL. No es una fuerza, una energía, un impulso, una tendencia aunque puede adjetivarse así. No es impersonal, no es un “caos”, es un “sujeto coherente”. Es una realidad, un yo, inconsciente en sí mismo, aunque tenga múltiples manifestaciones.

Evocador de la realidad y de la dignidad más profunda del ser humano. Se expresa en  la VOLUNTAD DE SER, en su inquebrantable necesidad de ser. El viene ofreciéndose, El OFRECIMIENTO DEL SER, SU DONACIÓN es parte de su esencia. Se despliega en el vínculo bueno, se afianza en el encuentro, es ENCUENTRO. El crecimiento, la creatividad y la novedad son características de la dinámica y evolución del Ser.

Pensemos qué hay en los conceptos de patria, mundo, alegría, amor, cómo su contenido desborda cualquier aspecto concreto, de esta misma manera el concepto de Ser.

Es innato pero inaprensible a través de métodos empíricos.  Es INCONSCIENTE.  Su presencia es invisible, pero sus efectos totalmente presentes. Es vincular.  En su esencia está la necesidad de relación. Así como la semilla no brota si no es  en  contacto con la tierra y con un buen ambiente, el Ser palidece, se deprime cuando no es acogido. La buena ACOGIDA DEL SER es imprescindible para el surgimiento del Ser.  EL CLIMA DEL SER es la acogida, la bondad, el respeto, el valor, la unión sin confusión, la fe en la vida. La consecuencia de todo esto es la CONFIANZA DEL SER. Entonces, en este clima, el Ser emerge con una gran fuerza y energía. Es ORGANIZACIÓN COMPLEJA VIVA desde el principio. Es NATURALEZA HUMANA desde el principio.

Existe en el corazón del deseo humano desde el principio. Está presente ya en   la pasión y el amor compartido de los padres. De ese deseo y ese amor va a depender que ese Ser se fusione, se imbrique, se compenetre.

Crece en el vínculo y en una relación rica en cuidados,  deseo, ilusión,  esperanza. No solo recibe desde el principio sino que también ofrece. Se dona a sí mismo, su presencia es su regalo.

EL Ser puede encontrarse con la frialdad, el desamor, la ausencia de pasión hacia él y en este caso se inicia una protodepresión, un vacío, una soledad, una desolación, una tristeza infinita.

Es la clínica llegamos a ese Ser a través de sus ruinas, es como una ciudad devastada por los bombardeos, pero debajo de esas ruinas encontramos los elementos, (deseos, ilusiones anhelos), que nos hablan de ese Ser, de ese yo primordial, que ha sucumbido y espera que alguien venga en su rescate y reconstrucción. La PSICOTERAPIA DEL SER es la relación y el instrumento  para sacarlo de las ruinas.

Añade tu comentario

Su dirección de correo no será publicada.